Canción del Antiavionista


L'aviació nacional, amb els avions de reconeixement HE-51 Heinkel conegut com a Paves de la Legión Cóndor i els bombarders JU-52 Yunkers, van definir la victòria no sols a l'Ebre sinó en part de tota la Guerra Civil.

Poemes com aquest de Miguel Hernández, descriu la sensació d'ésser bombardejat.

Que vienen, vienen, vienen
los lentos, lentos, lentos,
los avidos, los funebres,
los aéreos carniceros.

Que nunca, nunca, nunca
su tenebroso vuelo
podrá ser confundido
con el de los jilgueros.

Que asaltan las palomas
sin hiel. Que van sedientos
de sangre, sangre, sangre,
de cuerpos, cuerpos, cuerpos.

Que el mundo no es el mundo.
Que el cielo no es el cielo,
sino el rincón del crimen
más negro, negro, negro.

Que han deshonrado al pajaro.
Que van de pueblo en pueblo,
desolación i ruina
sembrando, removiendo.

Que vienen, vienen, vienen
con sed de cementerio
dejando atrás un rastro
de muertos, muertos, muertos.

Que ven los hospitales
los mismo que los cuervos.

Que nadie duerme, nadie.
Que nadie está despierto.

Que toda madre vive
pendiente del silencio,
del ay de la sirena,
con la ansiedad al cuello,
sin voz, sin paz, sin casa,
sin sueño.

Que nadie, nadie, nadie
lo olvide ni un momento.
que no es posible el crimen.
Que no es posible esto.

Que tierra nuestra quieren.
Que tierra les daremos
en un hoyo, a puñados:
que queden satisfechos.

Que caigan, caigan: caigan.
Que fuego, fuego: fuego.




Miguel Hernández recitant poemes al front de Terol.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...