Lo Riu “deslumbrante y fantástico”. La festa veneciana


Des del bloc parlem de la història, de llocs, d’espais, de tradicions, de persones, d’alguna manera amb els suports gràfics i les fotos tothom, amb un enfocament més o menys antropològic, pot comentar-les, analitzar-les, fer-les seves i així entendre la ciutat, la SEVA ciutat. Reafirmant l’estima per el seu voltant i fomentar el respecte pel seu patrimoni.

Si us feixeu amb les etiquetes que acompanyen les nostres publicacions la més destacada és RIU EBRE, això vol dir que el riu està present a 72 entrades de 350 que portem publicades.

En aquesta entrada el que s’intenta fer és: posar de manifest com de lligat estava el riu a la ciutat i com el mateix era el protagonista de tants i tants actes, sobretot festius. I com la ciutat sorprenentment l’ha anat abandonat, deixant que l’eix cultural-comercial de la ciutat passi a ser una mena de claveguera molt gran, on acumular entre altres perles: escultures feixistes.

Llavors el que pretenem és posar de manifest cap a la ciutadania com lo riu, i d’això no fa tant, estava viu, però ja no sols per al que respecta al seu cabdal, sinó al seu vincle amb la gent i la seva vida quotidiana.

La FESTA VENECIANA, va ser uns dels actes més destacats d’unes festes tant populars com religioses: LA CINTA. Nosaltres per a il·lustrar el cas ens centrarem a l’any 1899, on es fa constar amb prou ressonància a la premsa de la ciutat. Al Correo de Tortosa del 19/08/1899 surt aquest breu parlant d’ella: “Hemos recibido de la Comisión de festejos a Nuestra Patrona Virgen de la Cinta, atenta invitación para assistir a la fiesta veneciana que se celebrarà en el Ebro el dia 5 del próximo Setiembre”. La festa en qüestió era passar la tarda al riu, en alguns dels programes es cita a la gent a les 16:30, les embarcacions i barquetes circulaven entre el Pont de l’Estat i el Pont del Ferrocarril fins al vespre on en la foscor feien lluir les seves millors gales i posteriorment, seguint els programes, es llançava un castell de focs. El fet era simple, s’engrescava a les associacions a fer les seves barcasses les més elegants. El 29 d’agost a La Verdad diu: “Será hermosísima y jamas soñada. Se trabaja en todos los casinos. Se han constituido asociaciones particulares todo para darle una brillantez inusitada”. La crònica continua i l’Ajuntament li demana al Bisbe: “que ilumine la fachada que mira al Ebro el dia de dicha fiesta”. Res no queda per estudiar i per programar, per fer de la festa una cosa realment grandiosa i bonica. “La iluminación de este soberbio edificio municipal (parla del Mercat) se llevarà a cabo con todo el gusto que reclaman nuestras fiesta. La fachada del Ebro ostentarà elegante iluminación el dia de la fiesta veneciana”, tot i així no sols queda constància de l’engalanat del edificis municipals sinó que “se ruega a todos los dueños de cases inmediatas al Ebro se sirvan il·luminar sus fachadas la noche veneciana, a fin de que Tortosa presente un aspecto deslumbrante y fantástico”.

Llavors si es pensa, pot ser dramàtic; que la singularitat de la FESTA ja la teníem i l’hem perdut. Pot ser cal recuperar-la, no sols per l’acte, sinó també pel RIU, element essencial del nostre tarannà i patrimoni.


De la festa d’aquell any i de la fotografia, no podem deixar de transcriure la notícia que narra la vetllada veneciana el dia 8 de setembre del mateix any a La Verdad: "No hay duda ninguna que uno de los números más salientes del programa de festejos ha sido el de la fiesta veneciana verificada en el Ebro. Entre la multitud de barquichuelas adornadas destacábase una elegante góndola, proyecto del pintor Serveto, que, por su forma esbelta y condiciones artísticas mereció el aplauso de todos los concurrentes. La proa de la misma alzábase majestuosa dibujando un cuello de cisne, desde cuyo pico pendía un hermoso farol; en el centro de la embarcación lavantábase un lujosísimo templete con vistosos cortinajes al que servia de coronamiento una artística bóveda rematada por un hermoso pináculo de faroles japoneses. En cada una de las aristas de los arcos laterales figuraba en lado derecho el escudo de la linajuda casa de D. Diego de León cuyos blasones heráldicos los forman dos leones de oro, sosteniendo una cruz latina sobre un campo de gules, con una inscripción en el vértice de la base en que se lee lo siguiente: La muerte menos temida dá más vida. El escudo de la izquierda es el emblema humorístico de la tertulia artístico-excursionista El Hoyo cuya alegoría se compone de una máquina fotográfica, paletas, guitarras y la clásica bota de vino. Del arranque de los cuatro arcos destacase cuatro ménsulas doradas sosteniendo artísticas guirnaldas de farolillos que se entrecruzan con otras maravillosamente combinados entre el dosel y la proa del esquife. La popa de este la constituye una colosal concha dorada con rayos pintados, cuyos reflejos metálicos contribuyeron a darle un aspecto fantástico y encantador. La góndola apareció arrastrada por tres hermosos cisnes y rodeada por otros que surcaban graciosamente por las tranquillas aguas del rio, al cual sirven de marco las alegres riberas que lo bordean.


Lástima que en la orilla del Ebro no compareciera otro heraldo que, como Johengrin, en la famosa ópera de Wagner, despidiera a los cisnes con aquel canto tan tierno como melódico. Por su elegancia merece citarse también, una barca convertida en mariposa, libando el cáliz de la flor. El efecto de ésta hubiera sido sorprendente con mayor iluminación. Así y todo, hay que reconocer el gusto con que estaba adornada.
En el momento de empezar la fiesta se incendió la cornisa del espacioso comedor de una barca que representaba un restaurant flotante, el cual estaba admirablemente iluminado con catorce potentes fotos de gas acetileno y doscientos faroles de color y construido con el mayor gusto. Por esta causa no pudo concurrir en los primeros momentos, verificándolo más tarde y en los precisos instantes en que muchas de las embarcaciones se retiraban.
Otras de las que llamaron la atención pública fué, sin duda alguna, una colosal huevera con su correspondiente huevo que no dió el resultado apetecido motivando a su escasa iluminación.
La impresión de esta fiesta fué agradabilísima, pues el rio y las muchas barquichuelas que lo surcaban, con luces y faroles, contribuían al aspecto fantástico y esplendoroso de la velada que amenizó la banda del Regimiento de Almansa desde la barcaza anclada en el centro de ambas orillas. Nada habíamos dicho de la fiesta veneciana porque esperábamos la calificación del jurado cuyo fallo es el siguiente: Primer premio- La góndola con los cisnes. Segundo premio- La barca convertida en mariposa. Tercer premio- El salón-comedor. Cuarto premio- La huevera. El objeto de arte ofrecido por el Sr. Registrador D. Emilio Fernández y Luis a la barca mayor adornada, ha sido adjudicado a los propietarios de la góndola.
Los demás premios citados podrán recogerse la semana próxima en la secretaria de este Ayuntamiento”.

La festa arribarà a protagonitzar la portada d’un programa de Festes a l’any 1933 i tot!!


La foto de la gòndola Hoyos ha estat cedida pel grup de Facebook Baix Ebre i Montsià Antic, a l'igual que el programa de les festes 1900 publicat al Correo de Tortosa.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...